Spider-Man, en su ingenuidad, descubre el mundo y su poderío

Comparte En...

EL NACIONAL
HUMBERTO SÁNCHEZ AMAYA
HSANCHEZ@EL-NACIONAL.COM
@HUMBERTOSANCHEZ

Otra película sobre Spider-Man. En los 15 años más recientes, este superhéroe ha tenido tres rostros en el cine. El de ahora, es el más joven en asumir la responsabilidad de encarnar a uno de los personajes más famosos salidos de esa fábrica de heroicidad fantasiosa que es Marvel.

Tom Holland, nacido en 1996, es quien se pone el traje azul y rojo para adentrarse en el selecto grupo del llamado Marvel Cinematic Universe, que integran Iron Man, Thor, Hulk y Capitán América, entre otros vengadores.

La película Spider-Man: De regreso a casa, dirigida por Jon Watts viene a contraatacar en pleno éxito de Mujer maravilla, la guerrera que en este momento salva la casta de DC Cómics no solo en taquilla, sino también en críticas gratificantes.

Con este largometraje, Marvel recuerda que en los últimos años han llevado la delantera en las adaptaciones del cómic, que no deben confundirse por las excepciones de sus rivales.

Esta vez Peter Parker es mucho más ingenuo, por lo que se presta mucho más a la comedia en el primer acto de una historia que igualmente se vale de intérpretes de trayectoria para darle peso a una trama que en apariencia busca darles cabida a noveles actores.

Como es bien sabido, el adolescente vive con su tía May Parker (Marisa Tomei) en un pequeño apartamento de Nueva York. Hay algunos cambios en la dinámica familiar, aunque no deja de ser entrañable entre ambos.

Reclutado por Tony Stark (Robert Downey Jr.), como se supo en Capitán América: Civil War (2016), el joven intenta aprovechar de la mejor manera sus facultades sobrenaturales en una ciudad que parece no estar a la altura de sus poderes. No es que se equivoque, sino que ve peligro donde no hay agravios, importuna a quienes no buscan ayuda, hasta que descubre una sospechosa venta de armas no convencionales entre criminales que incluso llegan a mofarse de Los Vengadores en sus fechorías.

Él intenta detenerlo, pero le falta experiencia y agilidad. Aún su proceder es torpe e infantil. Detrás de esa red criminal, que a diferencia de los comienzos de Stark, está fuera de toda legalidad, está Adrian Toomes (Michael Keaton), que en su máxima expresión villanesca es El Buitre, cuando porta un intimidante traje alado mecánico.

Parker pretende acabar con él, pero no solo tiene que superar su falta de experiencia, sino atender las responsabilidades de un adolescente que debe cumplir compromisos escolares y hasta amorosos. Además, tiene que sortear con Stark, quien trata de impedir que vaya más allá de lo que puede hacer.

La película, que se estrena hoy en Venezuela, logra que se deje a un lado el recuerdo de Tobey Maguire y Andrew Garfield, los más recientes hombres araña. La nueva historia, si bien resguarda aspectos básicos de la trama, se encamina naturalmente a un universo mucho más amplio de adrenalina en pantalla, pero desde la perspectiva de quien no solo descubre el mundo al dejar atrás la niñez, sino también con la responsabilidad y el asombro de saberse cada vez más poderoso, aunado a las decisiones que debe tomar.

Tom Holland confirmó la teoría de que el primer encuentro entre Spider-Man y Iron Man fue en Iron Man 2. En la cinta era el niño que levantó la mano para luchar contra uno de los drones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *