Tarjetas de crédito pulverizadas ante la “hiperinflación”

Comparte En...

La hiperinflación en Venezuela ya devoró los montos de las Tarjeta de Crédito (TDC). Usuarios que emplean el “dinero plástico” exigen a las instituciones bancarias públicas y privadas sincerar los montos y adecuarlos a las necesidades de una economía donde todos los días aumentan los precios de los productos.

Expertos y economistas coinciden en señalar que, hoy, las tarjetas de crédito vienen a ser un segundo sueldo para los venezolanos.

Dicho instrumento financiero permite a los ciudadanos financiar el consumo y en momentos en que la inflación acumula hasta febrero pasado 231,6%, mientras que la anualizada ronda sobre  6.000%.

La escalada de precios, característico en el fenómeno de la hiperinflación, también obliga a los usuarios a solicitar a los bancos más opciones de financiamientos.

 

La misma denuncia realizó la abogada Maritza Bermúdez, de 42 años. ”Los límites en las TDC están desfasados y desde hace rato”. Los montos son muy bajos y no van con el ritmo de los precios de los bienes y servicios. Por lo menos deberían subir los límites y los avances (de efectivo) ahorita, antes de que inicie el proceso de reconversión monetario en junio.

Una situación más crítica planteó Roberto Barboza, profesor universitario. “Yo tengo todas mis TDC sobregiradas porque mi sueldo no alcanza ni para 10 días; Quisiera que me subieran los montos de crédito todos los meses, eso sería una gran ayuda (…) la banca privada es la que más se tarda en subir los límites”, expresó.

El  economista y egresado de la UCV, Rafael Sánchez, aseguró “hoy una compra en un supermercado, y de una familia, sobrepasa fácilmente los 15 o 20 millones de bolívares y la cifra sube constantemente cada mes. ¿Qué TDC te ofrece ese monto, qué banco sube los límites todos los meses?, pues ninguna institución lo hace”.

Indicó que “actualmente, el ciudadano ha visto erosionada su capacidad para comprar, su poder adquisitivo por la devaluación constante de la moneda; Hoy no hay sueldo que alcance el ritmo de la inflación y las TDC vienen a representar un ‘salvavidas’ para poder sobrellevar esta crisis”. 

En febrero pasado, la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) informó que el nuevo límite máximo para las tarjetas de créditos es de 120.000 Unidades Tributarias (UT) equivalentes a Bs. 36.000.000, un incremento de 300% con respecto al monto previo de Bs 9.000.000 (30.000 UT).

“Las instituciones bancarias, previo proceso de análisis y evaluación de la información del cliente y en función de su perfil financiero, determinarán el límite a ser aprobado a cada cliente por instrumento (tarjeta de crédito), independientemente del número de tarjetas que posea en el banco”, informó Sudeban en una nota de prensa.

Esa misma fecha, buena parte de los bancos pertenecientes a la red pública notificaron a sus clientes, a través de mensajes de texto, la adecuación de los límites establecidos; Pero, a la fecha no se han realizado nuevos ajustes, a pesar del clamor de los tarjetahabientes.

Igualmente, datos de la firma Aristimuño Herrera & Asociados reflejan que los venezolanos gastaron Bs. 4,2 billones con tarjetas de crédito durante 2017, un incremento de 448,6% con respecto al año previo.

“Los tarjetahabientes que más gastaron fueron los de Banesco, cuyo incremento absoluto en 2017 fue de Bs. 963.648 millones, seguido del estatal Venezuela, cuyo aumento fue de Bs. 832.757 millones”, detalló el informe.

Al cierre de diciembre de 2017, “los bancos venezolanos acumulan un total de Bs. 5,1 billones en préstamos a través de las tarjetas de crédito, mecanismo cada vez más utilizado en el país debido al acelerado deterioro del poder adquisitivo y la baja tasa de interés”.

La economista María Fernanda Herrera, experta de una consultora privada, recomendó a los clientes bancarios algunas estrategias que son “factibles” para que las entidades aumenten los límites de las TDC.

“Lo primordial es nunca dejar vencer un pago en una TDC, no caer en mora con la institución. Lo mejor es siempre depositar un monto por encima de la cuota mínima. La otra sugerencia es usarlas constantemente, pero con suma responsabilidad para evitar endeudamientos innecesarios, pues podrían impactar negativamente en las finanzas personales”.

 

Con información de PANORAMA / pedroluisgimenez@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!