El kilo de carne debería estar en BsS 250, según productor tachirense

Comparte En...

El sector agropecuario ha sido uno de los más perjudicados por la hiperinflación y más en el estado Táchira, una de las entidades que tiene la mayor cantidad de frigoríficos en el país -con 26- que permite poder procesar la carne de la entidad y de otros dos estados. Sin embargo, el productor agropecuario y dirigente de Acción Democrática en ese territorio, Heriberto Junior Labrador, manifestó que en la actualidad tienen pérdidas debido a la fijación del precio del kilo de esa proteína animal en BsS 90

Así lo dio a conocer Heriberto Junior Labrador, en donde manifestó que mientras se mantenga un proceso de hiperinflación en Venezuela la regulación de precios sin políticas que discurran “aguas abajo”, es decir, que también toquen otros aspectos de la cadena productiva, hace que se pierdan los esfuerzos por evitar que haya alza en el valor del producto.

“Para que usted se pueda comer un kilo de carne en su casa, con su familia, se precisa un promedio de tres años. No es de la noche a la mañana que se pueda generar un desabastecimiento o exceso de producción, sino que para producir se requiere de esfuerzo, constancia y perseverancia”, señaló.

Indicó que en la actualidad hay un déficit de cabezas de ganado para cubrir la demanda interna de carne, ya que el parque ganadero del país se encuentra en alrededor de ocho millones de reses, cuando el estimado mínimo de llegar al 70% de la demanda en el país debería ser de 15 millones, producción que se ha debilitado por “falta de garantías para poder llevar tranquilos la actividad” en varios ámbitos: jurídicos, la titularidad de la tierra, así como la obtención de materia prima como maquinaria, equipos, medicina veterinaria, alambres, sales minerales. “Y cuando uno ve el precio final es un error. Cuando hablamos de regulación, empezamos a generar distorsiones en la economía”.

A su juicio, el acuerdo “ideal” sería que el Gobierno permita al productor venezolano producir “con tranquilidad y con las garantías mínimas y sin amenazas de intervención”, que es uno de los mecanismos que usa el Ejecutivo para presionar a los ganaderos.

Explicó que tampoco pueden reponer las reses desde estados como Barinas  y Apure porque “está restringido”. Es decir, que es considerado contrabando de extracción entre estados si se moviliza el ganado de una entidad a otra.

Además, dijo que debido a una política de importaciones que se propició en 2012 se adquirieron reses para consumo y no “vientres”, vacas para poder reponer el ganado por la vía de la reproducción natural. “Así no se estaría hablando de escasez ni de precios acordados, sino que habría exceso de oferta” y se estabilizaría el mercado.

Detalló que debido a los costos de producción de un ganado, el kilo del mismo debería estar en BsS 250, que parece mucho para el bolsillo del venezolano según manifestó, pero aclaró que si se ataca el problema desde varias aristas como en materia fiscal, monetaria, en el endeudamiento, y una revisión de la política cambiaria no se hablaría del ajuste de precios ni del sueldo.

Alertó que la recuperación rápida de Venezuela, como alegan varios sectores, es un “mito” porque en el caso del sector agropecuario se necesitaría al menos 10 años para estar en niveles de 2013. Es decir, que si se toman los correctivos a partir de 2018, sería en 2028 cuando se verían cambios.

Considera que el Gobierno no debe intervenir en el costo del ganado en pie -situado en BsS 35- porque desconoce cuáles son los gastos que tiene un ganadero para mantener la inversión.

Hizo un recuento rápido de cuánto sale mantener una cabeza de ganado. El costo de comprarlo en BsS 46 el kilo; en cuatro meses se van BsS en vacunación, alimentación y comida para el personal que trabaja ahí, más la depreciación del equipo -que estima Heriberto Junior Labrador- en BsS 15, lo que saldría a BsS 87 solo el costo a puerta de corral. “¿Y la cadena de comercialización y transformación?” Se preguntó.

Cree que no habrá problemas para garantizar la carne en el mes de diciembre, siempre y cuando se revisen los precios acordados de forma semanal para ir ajustando el valor.

A pesar de este panorama, aseguró que los productores agropecuarios del estado Táchira continúan apostando por el país y en proveer de proteínas a los venezolanos y de hortalizas  y vegetales. “La voluntad es mantenernos trabajando firmemente y sobreponernos a los obstáculos. Llamamos siempre al diálogo y la concertación”.

EL ESTIMULO / pedroluisgimenez@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!